Fortalecer nuestro suelo pélvico en diferentes posturas es importante para evolucionar en los ejercicios y exigir a la musculatura que reaccione en las difrentes posturas que podemos adoptar en nuestro día a día.

1º Postura – Tumbada boca arriba: Colocamos la pelvis neutra, apoyamos la planta de los pies en el suelo, autoelongamos desde la coronilla.

2º Postura – Tumbada boca abajo: Podemos flexionar tambien la cadera de un lado.

3º Postura – Sentada en una silla: Pelvis en neutro, sentadas en el borde de la silla, apoyamos bien los pies.

4ºPostura – Cuadrupedia: Rodillas a la altura de la cadera y las manos a la altura de los hombros, autoelongación y pelvis en neutro.

5ºPostura – Cuclillas: Plantas de los pies apoyadas en el suelo o con la ayuda de una alza.

6º Postura – De pie: Buen apoyo de pies a la altura de la cadera, pelvis neutra y autoelongación.

Recuerda que esto es una evolución, tenemos que ir de más fácil a más difícil, sin prisa, lo importante es hacer bien el ejercicio de suelo pélvico.

Olivia Rubio – Fisioterapeuta especialista en Suelo Pélvico

Compartir ahora: