¿Porqué saber primeros auxilios pediátricos?

¿Es realmente necesario saber primeros auxilios para bebés y niños?

¿Quién debería saber técnicas de primeros auxilios pediátricos?

 

 

Los accidentes son la causa más frecuente de muerte en niños mayores de 1 año.

Familiares, cuidadores y profesores deben saber qué hacer cuando un niño sufre un accidente, cuando enferma gravemente de modo súbito, se está atragantando con un objeto o tiene una parada cardio-respiratoria.

Los primeros auxilios en los primeros momentos pueden suponer la diferencia entre la vida y la muerte. La reacción que tengan las personas que están con el bebé o con el niño puede marcar notablemente la diferencia.

 

 

Los objetivos de los primeros auxilios:

 

  • Salvar la vida del bebé o niño. Evidentemente esta es nuestra prioridad, saber responder frente a una emergencia, solucionando el problema o asistiendo al niño/bebé hasta que llegue el personal sanitario.

 

  • Activar el sistema de ayuda llamando a emergencias si fuese necesario: tener claro las prioridades. Hay que saber cómo actuar en caso de emergencia y como activar el protocolo de ayuda llamando a una ambulancia mientras yo sigo con técnicas de reanimación con el bebé o niño. Es importante tener estos pasos claros para mantener la calma y ser lo más eficaces posible en nuestra actuación sin perder tiempo.

 

  • No provocar más daño e impedir que las lesiones evolucionen. Si tenemos conocimientos de primeros auxilios vamos a saber qué cosas son beneficiosas para la emergencia en concreto que está ocurriendo. Podremos actuar evitando posibles prácticas que empeoren todavía más en el estado del bebé o niño. Esto ocurre muchas veces con el miedo/angustia y el desconocimiento. Podemos pensar en aplicar una técnica que no sólo no nos va a ayudar si no que puede empeorar su estado.

 

Entre las técnicas y modos de actuación de primeros auxilios pediátricos encontrarnos estas dos situaciones de emergencia:

 

  • Atragantamiento/Asfixia: el niño traga algún objeto (habitualmente un juguete o trozo de comida). Este objeto o trozo de comida se va hacia la vía respiratoria (“se va por el otro lado”). Puede acompañarse de dificultad para hablar o respirar, afonía, palidez o color morado de los labios, o el niño puede dejar de respirar y perder el conocimiento. Debemos conocer las técnicas de actuación frente a los atragantamientos según la edad del niño/bebé y el tipo de obstrucción.

 

  • Parada cardiorespiratoria: Un niño/bebé que está en parada cardiorrespiratoria está inconsciente, no respira y no tiene signos de vida (no responde a ningún estímulo, está muy pálido o morado, no se mueve, no tose, no hace nada). Puede tener o no pulso dependiendo de su estado. En este caso debemos aplicar las técnicas de RCP (reanimación cardiopulmonar) hasta que lleguen los servicios de emergencia.

 

  • Otras situaciones de emergencia dónde aplicaremos los primeros auxilios pediátricos son: fiebres altas, convulsiones, quemaduras, desmayos, traumatismos, reacciones alérgicas, diarreas, vómitos, etc.

 

Es por ello de crucial importancia que los familiares o cuidadores que vayan a estar con el bebé/niño tengan conocimientos básicos de primeros auxilios pediátricos.

Una actuación a tiempo puede marcar la diferencia.

 

Olivia Rubio y África Pol – Fisioterapeutas especialistas en suelo pélvico, obstétrica y salud femenina.

 

Fórmate con nuestro curso impartido por un profesional sanitario pediátrico con años de experiencia. A tu ritmo y desde dónde tú quieras. Podrás consultar el material para repasar las dudas y afianzar los conocimientos que pueden marcar la diferencia a la hora de actuar frente a una urgencia de nuestros hijos.

 

Compartir ahora: