Son muchos los factores que influyen en la llegada al orgasmo y es que para alcanzar este punto máximo el cuerpo y la mente deben trabajar conjuntamente. Además de necesitarse un nivel de excitación óptimo, los pensamientos y el estado mental de la persona deben ser favorecedores.  La fatiga, el estrés, falta de comunicación, aburrimiento sexual, falta de autoconocimiento y otros aspectos pueden afectar a la frecuencia con la que se alcanza el orgasmo.

El hecho de centrar la relación sexual en el coito tampoco ayuda demasiado ya que la penetración vaginal, aunque puede ser muy placentera y excitante, no es necesariamente la práctica sexual que favorece el orgasmo en la mayoría de mujeres.

Eso sí, ¿alguna vez has oído eso de que lo importante no es la meta sino el camino? En el sexo ocurre algo parecido. Si te planteas el orgasmo como único objetivo, te estarás perdiendo lo más maravilloso de los encuentros sexuales: disfrutar intensamente de cada momento.

Es precisamente cuando nos quitamos la necesidad de conseguir un orgasmo para considerar un encuentro sexual satisfactorio, cuando tenemos más posibilidades de conseguirlo porque tenerlo siempre en mente como condición sine qua non, nos impide dejarnos llevar y disfrutar de verdad.

Así como el orgasmo no es lo único interesante de la experiencia, también hay vida más allá de la penetración y cuando se trata de jugar en el sexo, existen muchas otras maneras de experimentar placer en pareja (y llegar al orgasmo) y el límite solo lo pone la imaginación y el consenso con la pareja. Estas son algunas propuestas interesantes en las que seguro que encuentras la inspiración.

 

Formas de alcanzar el orgasmo sin penetración

La predisposición, la curiosidad, las ansias de descubrimiento y, por supuesto, la entrega y la pasión. Todo influye a la hora de experimentar con alternativas a la penetración que te conduzcan al orgasmo.

Si bien se ha habla mucho de tipos de orgasmos, vaginal, clitorial, mixto… pero en realidad el orgasmo es uno y ocurre en el cerebro. Lo que sí es diferente es el tipo de estimulación o combinación de ellas que va a permitir que alcancemos el clímax.

Hay muchas formas de llegar al orgasmo sin penetración, es cuestión de jugar a evitar la penetración y echar a volar la imaginación para descubrir distintas formas de elevar la excitación, sentir placer y… ¡llegar al orgasmo!

Sé creativa, relájate y déjate llevar.

 

1.Masaje erótico

El contacto piel con piel es una de las experiencias más estimulantes del sexo. Pero recuerda que las manos no son la única herramienta para dar un masaje erótico. Utiliza todo tu cuerpo para recorrer el cuerpo de tu pareja. Los dedos, los labios, las manos, los pechos, los pies…

Aunque cualquier caricia resulta satisfactoria, le sacarás más partido a los masajes eróticos si vas subiendo de intensidad. Empieza con el masaje más inocente en zonas como la cabeza, los hombros o los brazos y dirígete poco a poco hacia el área genital. Puedes usar aceites, bálsamos o lubricantes para que la experiencia resulte aún más sensual.

 

2.Masturbación mutua 

Habitualmente asociamos la masturbación al autoplacer, pero el alcance de estas prácticas es mucho mayor. La masturbación mutua establece un excitante vínculo de complicidad en la pareja: es una estimulante forma de conocer al otro.

¿Cuál es la mejor manera de disfrutar de la masturbación mutua? Piensa en el cuerpo de tu pareja como en el tuyo propio y descubre dónde encuentra el placer cuando se masturba en solitario. La masturbación individual, uno frente al otro, también es una increíble fuente de excitación y conocimiento.

 

3. Sexo oral

Las sensaciones que se experimentan al emplear la boca como principal herramienta de estimulación son únicas. A la mayoría de mujeres disfrutan mucho del sexo oral porque se centra en el clítoris, un órgano que tiene más de 8000 terminaciones nerviosas y es que la mayoría además necesitan de su estimulación directa o indirecta para llegar al orgasmo así que el placer oral es una opción excelente para no focalizar la relación sexual en la penetración.

El sexo oral es además una estupenda manera de liberar la imaginación: eres al mismo tiempo protagonista y espectador de lo que hace tu pareja para darte placer. ¿Un consejo? El contacto visual es un aspecto clave a la hora de ofrecer ‘espectáculo’ durante estas prácticas.

 

4. Juguetes

 Aprovecha esta exploración de otras formas de llegar al orgasmo para salir de la rutina. Un método infalible para lograrlo es incluir en tus prácticas sexuales algún tipo de juguete o complemento erótico. El sexo es juego, y el juego es diversión. Disfruta de la faceta más lúdica del erotismo y recurre a la tecnología para ir un paso más allá de la estimulación manual.

Además, el uso de juguetes, además del placer que proporcionan, tiene muchos otros beneficios: añaden diversión, sales de la rutina, favorecen la complicidad de la pareja, mejoran el conocimiento sexual… Dentro de la inmensa variedad de productos eróticos que existen, los famosos succionadores de clítoris son una gran elección ya que lo estimulan de una forma irreproducible con cualquier otro juguete o estimulación manual pero también son muy buena opción los masajeadores externos que estimulan con su vibración cualquier zona erógena externa y que utilizados sobre la vulva y el clítoris, proporcionan mucho placer y ayudan a llegar al orgasmo.

 

5. Petting

La máxima expresión del placer sin penetración está en el petting. Es una práctica erótica que lo engloba todo: roces, besos, caricias, cosquillas, masajes, masturbación… que, según el grado, también puede incluir masturbación, sexo oral… Pero todo siempre sin que se produzca penetración anal ni vaginal.

Aunque puede ser considerada una expresión de la sexualidad de personas más jóvenes o con poca experiencia sexual, nada más lejos de la realidad, puede ser una experiencia íntima maravillosa para reconectar con el placer de las caricias.

El petting es una opción genial para redescubrir tu cuerpo y el de tu pareja. Permite conocer con mayor detalle las zonas erógenas y las formas más excitantes de estimularlas. Incluso sin necesidad de quitarse la ropa, se generan tales expectativas de placer que al final el cuerpo siempre es arrastrado hasta el clímax.

Las formas de obtención de placer son infinitas, centrar el sexo en la penetración supone perderse un montón de sensaciones, además de que innovar con prácticas y juegos sexuales, es la mejor forma de enriquecer las experiencias y combatir el temido aburrimiento sexual.

 

Ahora solo queda lo más divertido de todo. ¡Pasar a la acción!

 

Artículo escrito por Diversual – Tienda Erótica

Compartir ahora: