Consejos:

  • Acuérdate de respirar
  • Activa tu suelo pélvico y la musculatura profunda de tu abdomen (meter el ombligo para dentro y para arriba)
  • Autoelonga, crece desde la coronilla.
  • Activa tus hombros y escápulas, empujando el suelo firmemente con los codos o las manos.

Haz una progresión del ejercicio, aumentando poco a poco los segundos que permaneces en la plancha.

Te recomendamos que uses siempre un cronometro para marcarte los objetivos y no descansar antes de tiempo 🙂

Empieza por ejemplo con 20 segundos, o una duración máxima que puedas aguantar, y luego ve aumentando cada semana 10 segundos mas hasta llegar a 90segundos.

África Pol – Fisioterapeuta especialista en deporte y salud femenina.

Compartir ahora: