Semana 1 a la 13 de embarazo.

Este primer trimestre empieza desde la fecha de inicio de la última menstruación. Normalmente nos enteramos que estamos embarazadas después de la primera falta del periodo, sobre la semana 4,5 o 6 de embarazo.

 

En este primer trimestre el cuerpo tiene que adaptarse a esta nueva vida que estamos creando en nuestro interior. Es normal y frecuente que aparezcan síntomas como:

  • Nauseas
  • Vómitos
  • Sensación de mareo o malestar
  • Cansancio
  • Hinchazón abdominal/gases
  • Estado emocional más sensible
  • Sensibilidad en el pecho

 

En este trimestre hay que cuidarse mucho, esto no significa que no se deba realizar ejercicio físico. Si ya entrenabas antes de quedarte embaraza puedes seguir tus entrenos sin llegar a agotarte mucho, para no estar todavía más por los suelos… Si no entrenabas puedes empezar a moverte de manera progresiva y lógica.

Es una etapa dónde debemos escuchar a nuestro cuerpo, si estamos muy cansadas y sin ganas de movernos, quizás deberíamos bajar la actividad deportiva. No os preocupéis que este estado de cansancio o de nauseas solo durará unas pocas semanas. En la mayoría de los casos remite y desaparece en el segundo trimestre.

Si por el contrario no tienes ninguno de estos síntomas y no has notado cambios puedes seguir haciendo actividad física o iniciarla si te apetece.

Escucha a tu cuerpo y haz lo que te pida en cada momento.

 

En este primer trimestre tendremos los siguientes objetivos de trabajo:

  • Trabajar la postura y de alineación óptima: podemos trabajar la postura y fortalecer la musculatura profunda de nuestro cuerpo.
  • Aumentar la fuerza: podemos hacer ejercicios de fuerza (regulando el peso a nuestras capacidades)
  • Mantener o mejorar la composición corporal: vamos a mantenernos activas si nuestro cuerpo nos lo permite. Cuida tu alimentación y sigue moviéndote.
  • Fortalecer el core y equilibrar el tono del suelo pélvico: es un buen momento para empezar a ser conscientes de nuestra musculatura de suelo pélvico. Podemos empezar a entrenar nuestro conjunto abdomino-pélvico. Aprovecharemos a trabajar el abdomen el posturas que más adelante ya no podremos por el aumento de volumen.
  • Trabajar la capacidad aeróbica: podemos hacer ejercicio cardiovascular. En esta etapa podemos hacer running, caminar, nadar, elíptica, bici, etc. Siempre intentaremos no llegar a nuestro punto de máximo agotamiento.
  • Mejorar la salud sin sobrecargar el cuerpo: mantente con una vida sana. La salud engloba los siguientes puntos: alimentación, ejercicio, sueño y estrés. Intenta cuidarte en todos estos aspectos durante todo tu embarazo para prevenir patologías o dolores y mejorar tu estado de salud general.

 

Olivia Rubio y África Pol – Fisioterapeutas especialistas en suelo pélvico, movimiento y salud femenina.

 

Conoce nuestro curso “Embarazadas y Activas” guiado por fisioterapeutas especializadas. Un curso completo donde te acompañaremos durante todo tu embarazo adaptando el entrenamiento a cada etapa del embarazo, cuidando y preparando tu suelo pélvico.

Compartir ahora: