La presencia de dolor durante las relaciones sexuales (dispareunia o vaginismo) constituye un problema que afecta a un importante número de mujeres. Aproximadamente el 20% de las mujeres tiene dolor durante las relaciones sexuales. La mayoría de las mujeres sufren en silencio, asumiendo su presencia y viviendo con el dolor. Ya sea por desconocimiento de las causas del dolor, la falta de información o pensar que no tiene solución.

 

Podemos clasificar el dolor en las relaciones según sus principales zonas de aparición o sus principales características:

  • Dolor en la entrada de la vagina o en el periné. Normalmente este dolor es consecuencia de tensión de la musculatura más superficial de suelo pélvico. Se crean bandas de tensión en el musculo (“contracturas”). O por cicatrices como episiotomías o desgarros. Las cicatrices pueden quedarse adheridas, con tensión, fibrosadas o con adherencias. El roce o presión en estas cicatrices puede ser doloroso, y notar pinchazos o como si nos clavaran algo punzante.

 

  • Dolor generalizado en todo el recorrido vaginal. Notaremos un dolor más difuso, no solo en la entrada sino también en todo el recorrido de la vagina. Es un dolor más profundo o muscular. Se debe a la tensión de la musculatura del suelo pélvico. Esto nos puede provocar dolor o imposibilitar las relaciones sexuales.

 

  • Dolor profundo al fondo de la vagina, o en la parte baja del abdomen. Este dolor suele aparecer cuando en las relaciones el pene o los dildos profundizan en el canal vaginal. Podemos notarlo solo en determinadas posturas o siempre que tengamos relaciones profundizando en el canal vaginal. Es posible que este dolor se mantenga en el tiempo durante unas horas o en algunas mujeres incluso durante días. Este dolor suele ser debido a congestión pélvica, inflamacióna abdominal, aún asi siempre debemos descartar problemas ginecológicos (miomas, lesiones en el cuello de utero), recuerda hacer tus revisiones ginecológicas con periocidad.

 

  • Dolor irritativo, de quemazón, más superficial. Este dolor se suele notar como un dolor/irritación en la mucosa, en la piel. No profundiza en el músculo. Este tipo de dolor puede ser debido: Debido a infecciones (bacterianas o candidiasis) o ETS. Por falta de lubricación de las mucosas (frecuente en los embarazos, post parto, lactancia, menopausia o con el uso de anticonceptivos) dónde tenemos cambios hormonales y estos afectan a la cantidad de lubricación. Puede ser debido también a sequedad vaginal causada por desajustes en la calidad de las mucosas (en estos casos los probióticos y la alimentación van a ser imprescindibles).

 

Si tienes dolor, no te aguantes. Todos merecemos vivir una sexualidad plena.

 

Podemos tener en las relaciones sexuales o solo en determinadas etapas: embarazo, post parto, periodos con anticonceptivos, menopausia o tratamientos invasivos como la radioterapia. O tener dolor siempre durante de las relaciones o que aparezca en un momento determinado.

En cualquier caso, el dolor NUNCA ES NORMAL. Si la causa es muscular/congestivo/cicatrices/bandas tensas, tu fisioterapeuta especialista en suelo pélvico puede ayudarte.

Recuerda siempre hacerte una valoración con un fisioterapeuta especializado en suelo pélvico y tus revisiones ginecológicas.

 

Olivia Rubio – Fisioterapeutas especialista en suelo pélvico y salud femenina.

 

 

Compartir ahora: