Tu cuerpo acaba de experimentar muchísimos cambios. No solo debemos recuperarnos del parto si no de los 9 meses de embarazo dónde se han producido tantos cambios.

Estas son algunas de las cosas que NO deberás hacer, si quieres proteger tu suelo pélvico en el posparto. Evitando la aparición o el empeoramiento de posibles patologías como las incontinencias urinarias/fecales/gases, Prolapsos (descensos de órganos pélvicos), dolor pélvico/lumbar/adbominal, etc.

 

Cargar peso

Recuerda siempre esta frase: no cojas peso o hagas esfuerzos que tu suelo pélvico y abdomen no son capaces de soportar. Quizás notes que tus brazos pueden soportar o sujetar ese peso, pero por dentro tu cuerpo quizás no esté preparado. Y estas cargas repetidas de peso (carritos, bebés/niños, bolsas, cajas, etc.) dañen nuestro suelo pélvico y dificulten nuestra recuperación después del parto. El abdomen es nuestro centro, se debe activar a cada cambio de postura, carga de peso, etc. Si no está recuperado y le exigimos esfuerzos para los que no está preparado, llevaremos esos sobre-esfuerzos a zonas más débiles como la zona lumbar o el suelo pélvico. Es por eso que es tan común el dolor lumbar en el post parto, por una falta de tono abdominal que nos proteja sumado al sedentarismo natural del post parto y las malas posturas.

Como norma durante el primer mes: debemos intentar coger el peso del bebé, y nada más.

 

Ejercicios abdominales tradicionales

Los ejercicios abdominales tradicionales son los abdominales tipo “crunch” o “Sit up”. Dónde elevamos nuestro tronco del suelo para acercarlo a nuestras piernas. Estos abdominales trabajan sobre todo los rectos del abdomen, no nuestra musculatura profunda. La musculatura profunda es la que tenemos que recuperar, es la que nos protege frente a los esfuerzos y hace realmente de faja abdominal. Este tipo de abdominales “tradicionales” ejerce una presión sobre nuestras zonas de debilidad (suelo pélvico y zona lumbar) pudiendo empeorar su estado y creando patologías como dolor o debilidad o empeorar la diástasis abdominal. Antes de querer hacer este tipo de abdominales debemos recuperar la musculatura profunda de nuestro abdomen, para que esta práctica no sea peligrosa para el post parto.

 

Estreñimiento y esfuerzos para defecar

Siempre les explico a mis pacientes que cada vez que empujamos haciendo un esfuerzo para defecar son como “mini partos”. Si empujamos en exceso abombamos nuestro suelo pélvico y podemos debilitarlo pudiendo aparecer patologías. Defecar debe ser algo relajado y sin esfuerzos. En el post parto a causa de una posible debilidad de la musculatura del suelo pélvico podemos tener estreñimiento y sentir que es más difícil que las heces salgan o vaciar por completo. Para ello debemos recuperar nuestro suelo pélvico. Notaremos grandes cambios en el aspecto. Aumenta el aporte de agua y fibra en tu dieta y no olvides de poner una postura correcta a la hora de defecar (con un taburete debajo de los pies). De todas formas, no dudes en visitar a tu fisioterapeuta especializado en suelo pélvico, te mandará pautas específicas según tu estado.

 

Retomar las relaciones sexuales en el post parto si no te sientes preparada o con dolor

Cada mujer llevará un ritmo en este aspecto dependiendo de su estado de salud o estado emocional. De forma general se recomienda esperar 6 semanas para recuperar las relaciones sexuales. Si sientes dolor en la entrada puede ser por una cicatriz o banda tensa muscular, el dolor profundo puede ser por inflamación o cesárea. En cualquier caso, no debes forzar tu cuerpo, ve muy poco a poco, empieza tocándote despacio y deja la penetración para cuando te sientas más segura o cómoda. El cansancio y la alteración hormonal van a jugar un papel importante en la libido de la mujer después del parto.

 

La recuperación debe ser progresiva, siempre escuchando a tu cuerpo.

 

Olivia Rubio – Fisioterapeuta especialista en suelo pélvico y obstetricia. 

 

Conoce nuestro curso “Recuperación Post Parto” guiado por fisioterapeutas especializadas. Un curso completo donde te daremos todas las herramientas y te acompañaremos para recuperar tu abdomen y tu suelo pélvico en el post parto.